El tren de la felicidad, “Tienes que dejar ya de esperar a que ocurra un milagro, porque nadie, NADIE va venir a tocar a tu puerta”.